Los días con un bebé de 4 meses

Todos nuestros hijos, sean ya adultos, niños o bebés; siempre serán especiales para nosotros, nos darán trabajo y dedicación así como alegría y satisfacción; pero un bebé de 4 meses de edad es sumamente especial por muchos motivos, haciendo que los padres se sienta muy orgullosos de él, no sólo por su ternura sino porque cuenta ya con un fuerte lazo que los une.

A partir de esta etapa del bebé, los padres ya dejaron atrás los temores de la crianza, sobretodo en los primerizos. Ya saben cómo tratar al bebé, como cuidarlo, bañarlo, alimentarlo, ya aprendieron y tienen seguridad en la forma de atenderlo, con lo que su nivel de estrés habrá disminuido permitiendo que los padres disfruten más del bebé. Los padres conocen tanto al bebé que ya saben que les genera agrado o desagrado, en qué posición le gusta dormir, la posición para tomar la leche, su juguete favorito, y hasta pueden reconocer y entender sus diferentes tipos de llanto.

El bebé cuenta ya con una rutina para sus necesidades como la alimentación, la vigilia y el sueño; permitiendo al bebé descansar bien durante sus siestas y por la noche, con lo que en sus momentos de vigila serán más largos manteniéndose bien despierto, de buen humor, atento e interesado por muchas las personas y cosas a su alrededor e interactuando por medio de sonidos; los padres por su parte, también descansarán mejor por las noches.

Sus llantos han disminuido debido a las rutinas en la alimentación, vigilia y siesta, lo cual genera seguridad en el bebé que sabe que siempre será atendido en el momento oportuno, logrará despertar sin llorar, más bien al despertar esperará mirando o jugando con el móvil de su cuna hasta que lleguen a atenderlo. Consolarlos también será más fácil debido a que están abiertos a estímulos externos con los que podremos distraerlos y conseguir que sonrían nuevamente.

Será capaz de reconocer a sus padres y familiares, con los que se comunicará con gestos (abriendo los ojos y la boca), movimientos de brazos y piernas, y algunos sonidos que emite por medio de balbuceos o gorjeos. Algunos bebés tienen reacciones diferentes con su madre y con su padre, y esperan diferentes cosas de ellos, generalmente suaves caricias de la madre y juegos excitantes del padre.

Estos logros significarán sólo que se ha logrado subir un escalón en la crianza del bebé, la crianza de los hijos es algo que nunca se terminará de aprender. Ahora en estos momentos de tranquilidad, los padres deberán aprovechar para prepararse a afrontar los siguientes retos que nos dará nuestro hijo y seguir subiendo escalones en la crianza. Pronto vendrán las primeras papillas, el momento que el bebé se siente, comience a gatear, caminar; aparte del desarrollo social e intelectual que también nos sorprenderá.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en