Debo ayudar a mi hijo con sus tareas escolares?

ayuda_tarea1.jpgLos padres deben ser los primeros en mostrar interés por las actividades escolares de su hijo, de esta manera se estará inculcando la importancia de la educación muy útil para cuando sean adultos; así los niños asumirán el compromiso con la escuela y consigo mismos, prestando atención en las clases, haciendo las tareas, estudiando y siendo buenos compañeros, consiguiendo el éxito escolar.

Los padres siempre serán los primeros maestros de sus hijos, desde bebés les enseñan muchas cosas y cuando llegan a ser niños no debe dejarse esta costumbre de lado, una relación estrecha con su hijo le permitirá ayudarlo a seguir desarrollándose, y a tener éxito en la escuela.

Así usted no haya sido un buen escolar, ahora que es adulto se da cuenta de la importancia de ello, de igual forma podrá participar de la educación e inculcarle buenas costumbres a su hijo, el apoyo académico y emocional que usted le puede dar es lo muy importante.

Participe en la educación de su hijo, ayúdelo con sus tareas, no se trata de hacerle las tareas sino de darle las herramientas para hacerlo, consejos para que el niño pueda pensar cuando se encuentra ante alguna dificultad, y en último caso enseñarle lo que no pudo captar durante las clases; pudiendo repasar juntos las lecciones como el vocabulario de inglés, la tabla de multiplicar, etc. Participe también en las reuniones de padres de familia y todas las actividades recreativas del colegio, su participación activa de un gran apoyo emocional para su hijo, él se sentirá orgulloso de usted.

Pasar del jardín de infancia a un colegio es un cambio radical, en los colegios todos es más impersonal, más serio que a muchos niños les choca. Tener una relación de confianza con su hijo lo ayudará cuando tenga problemas, él sentirá seguridad al contar con usted para afrontar posibles problemas con sus compañeros, con las clases y cualquier otra duda personal que lo agobie. Para conseguirlo es necesario que usted sepa escuchar a su hijo cuando le cuente sus aventuras y desaventuras escolares y sociales; nunca se burle de él ni lo menosprecie.

El elogio es invaluable en esta etapa, su hijo se encuentra todos los días frente a retos que tienen que superar, cuando lo haga dígale lo orgulloso que está de él por haberlo conseguido; si tuvo un tropiezo y no pudo conseguirlo a pesar del esfuerzo hecho, déle ánimos para seguir intentándolo.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en