Fiesta infantil en un parque

fiesta-parque.jpg

Si bien es cierto que en la actualidad existen innumerables opciones y empresas dedicadas a organizar y efectuar fiestas infantiles, cada cual más elaborada que la anterior; aún podemos encontrar familias que optan por alternativas más simples. Hoy veremos cómo organizar una fiesta en un parque local.

Sobre todo si en el vecindario existen varios niños, una buena alternativa es organizar a los padres para habilitar un área específica en un parque del lugar para llevar a cabo estas fiestas. Consultar con las autoridades acerca de esta posibilidad no es complicado y se puede llegar a un acuerdo para, en conjunto, dedicar una parte de un parque para este fin, aparte de que puede quedar un área de recreación permanente para los niños.

Una vez logrado esto, es cuestión de organizarse bien para que los niños puedan disfrutar de momentos divertidos e inolvidables, sin olvidar elementales medidas de seguridad, así también los padres podrán disfrutar tranquilos de las fiestas de sus engreidos. Algunos de los puntos a tener en cuenta para la fiesta son:

  • El mobiliario: sillas, mesas, toldos (en caso haya mucho sol o posibilidad de lluvia). Usualmente asisitirán los niños acompañados por uno o ambos padres, así como nanas o niñeras. Tener en cuenta el número de invitados y actuar en consecuencia.
  • La comida: en caso de no tratarse de una fiesta de cumpleaños, las madres se dividen la tarea, aportando cada una algún tipo de comida o bebida. Tradicionalmente se prefiere cosas sencillas, que no se arruinen rápidamente. Ejemplos son bocaditos (dulces y salados), tortas, sandwiches, refrescos y bebidas gaseosas. Al ser un evento netamente infantil, el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los adultos no es recomendado, aparte que en muchas comunidades el consumo de estas bebidas en espacios públicos está prohibido.
  • Area de juegos: Al ser un espacio abierto y amplio, se pueden instalar diversos juegos, algunos incluso pueden ser permanentes (toboganes, columpios, etc), previo acuerdo con la autoridad respectiva. Así mismo, se pueden contratar otros juegos (trampolines, piscinas de pelotas, etc). Fijarse siempre que estos últimos cumplan con especificaciones de seguridad.
  • Supervisión de los niños: usualmente los padres del niño festejado estarán bastante atareados atendiendo a sus invitados y velando por el buen desarrollo de la fiesta. En estos casos, algunos de los otros padres harán las veces de monitores de seguridad, pudiendo tomar turnos para que también puedan disfrutar de la reunión.
  • Primeros auxilios: especialmente si tomamos en cuenta que los niños estarán en constante actividad, los golpes, raspaduras y pequeños cortes estarán a la orden del día. Medidas de seguridad elementales indican que un botiquín con banditas, alcohol medicinado, yodo y vendas será una gran ayuda, sin que eso signifique que haya que descartar un traslado a un centro de urgencias, en el caso de que se presente algún accidente mayor.
  • Limpieza: es muy importante colocar recipientes para los desperdicios, y de esta manera mantener el parque en condiciones óptimas de limpieza. Generalmente se utilizarán platos y vasos descartables, de modo que sea sencillo disponer de ellos. Al finalizar la fiesta, asegurarse que todos los desperdicios están convenientemente asegurados en bolsas de basura.

Otros detalles como por ejemplo la música, las fotos o filmaciones son asumidas también por los padres, quienes rotativamente asumen esas funciones, aliviando en algo la carga a los padres del niño que cumple años. Tener en consideración las ordenanzas locales en cuanto al nivel de ruidos, para no molestar a los vecinos.

Aparte de celebrar el cumpleaños del niño, estas fiestas logran estrechar los lazos de amistad y camaradería entre los padres, al tomarse el tiempo de involucrarse en actividades que serán de beneficio para sus niños, pues los hace interactuar con otros niños, los inserta en la sociedad, los estimula a participar en actividades físicas, etc. Y para los padres, el beneficio es también evidente, pues comparten experiencias con otros padres, que quizás experimentan esto por primera vez, o que ya lo han hecho antes y pueden aconsejar o ayudar en determinadas situaciones.

En resumen, la experiencia de organizar una fiesta con la ayuda de los vecinos y/o familiares, prueba ser bastante gratificante y formará parte de los recuerdos imborrables de la vida de las familias y principalmente de los niños.

Fuente: Panoramio

Tags:

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en