Cuando los bebés gatean y desordenan todo a su paso

bebe-desordena.jpgUn bebé que arrasa con todo a su paso, es una escena común en los hogares donde se tiene un gateador primerizo. Para el bebé esta nueva habilidad lograda le permite desplazarse a su gusto y explorar todo lo que tiene a su alrededor, su curiosidad no tendrá límites intentando llegar hasta el rincón donde aparentemente no hay nada atractivo para nosotros; esto, sumado su falta de práctica (en un inicio) hará que el bebé se sostenga y/o agarre lo que encuentre, y allí es donde tenemos que tener especial cuidado, en la seguridad.

Gatear no sólo significa explorar y desarrollar su intelecto, sino también les permite ejercitar sus músculos preparándolos para su próxima meta: caminar. Los padres deben permitirle gatear y aceptar cierto grado de desorden, pero sobretodo prevenir accidentes. Adicionalmente, es el momento preciso donde podemos fijarles límites, vivir en un ambiente de desorden y caos no es bueno ni para el bebé ni para el resto de la familia, los bebés maduran cuando se les fijan límites, no debe permitirle acciones que pueden resultar graciosas en un inicio como: desenrollar y jugar con el papel higiénico, arrancar las páginas de los libros, utilizar sus cosméticos para pintar las paredes, vaciar el bote de basura, regar la comida por el piso, etc.

En general asegúrese que toda la casa no tenga peligros para el bebé, puesto que el bebé se nos puede “escapar” en cualquier momento: Medidas de seguridad como tapar los tomacorrientes, guardar los productos químicos, colocar seguros en las gavetas, colocar topes en las esquinas de las mesas, colocar los libros sin dejar espacios para que el bebé no pueda sacarlos, las mesitas de la sala deben tener pocos adornos, de preferencia adornos que no se puedan romper o que puedan causar daño al bebé, etc.

  • Limitar el espacio de acción del bebé, dejándolo gatear en su habitación y en otro ambiente elegido por usted, como el cuarto de juegos o la sala familiar, limitando su paso con rejas de seguridad. Estos espacios de libertad del bebé deben ser seguros y es allí donde estarán sus juguetes y cosas que sí pueden manipular, debe habilitarle un cajón o gavetas que pueda abrir y que contengan cosas con las que pueda jugar, colóquele objetos que no sean juguetes pero que pueda manipular como menaje desechable, cucharas de madera, ollitas, cajas, etc.; en este espacio el bebé debe desenvolverse con total libertad, desarreglando y sacando lo que quiera.
  • Debe contar con lugares restringidos donde el bebé no podrá ingresar libremente (su dormitorio, la cocina, el escritorio, la sala, etc.), y si lo hace será bajo la supervisión total de un adulto y por un tiempo corto, porque lógicamente el bebé querrá agarrar todo y pasaremos el tiempo restringiéndolo.
  • Dele sus primeras lecciones del significado de la palabra “No”, cuando el bebé esté en uno de los ambientes restringidos, y quiera por ejemplo jugar con el control remoto del televisor, retíreselo suavemente mientras le dice que con eso no puede jugar e inmediatamente dele un juguete que lo reemplace, si el bebé no acepta el cambio debe retirarlo del lugar.
  • No persiga al bebé arreglando todo lo que desordena en el momento que lo hace en sus espacios de libre movilidad, esta acción sólo conseguirá contrariar al bebé transmitiendo un mensaje de que todo lo que hace está mal.
  • Dele sus primeras lecciones de orden, aproveche el caos generado por el bebé para hacerlo, el bebé podrá desordenar libremente mientras juega, pero luego de terminar la actividad se le debe incentivar a ordenar todo, pedirle al bebé que la ayuda a ordenar, a fin que el bebé entienda que todo lo que saca se debe volver a guardar. Una forma divertida de hacerlo es colocando las cosas en su lugar mientras se canta una canción.
  • Haga que el bebé “colabore” con usted, si el bebé derrama algo sobre el piso, en vez de reprenderlo, simplemente dígale que ocurrió un accidente, y que lo van a limpiar juntos, así el bebé aún no pueda limpiar, lo podrá hacer ayudado por usted, el aprenderá que todos son vulnerables a un accidente, y que éstos se pueden solucionar.

Post relacionados:

  • Las cocinas y los niños
  • Primeros accidentes

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en