Cómo revertir los efectos negativos de la televisión

Los padres deben manejar en la medida de lo posible el contenido televisivo de los niños. Si un niño preescolar ve “Los Simpson” no es culpa del canal, ni de la productora; este programa aunque esté en formato de dibujos animados, está dirigido a los adultos y no a pequeños niños.

Se critica mucho programas como “El chavo del ocho”, “El chapulín colorado” y toda la serie “Chespirito”; es cierto que su contenido muestra un poco de violencia, mal comportamiento y malas costumbres; pero todas estás características están enmarcadas bajo un esquema infantil, la forma como los niños instintivamente mostrarían sus emociones, por lo que resulta muy divertido para los niños. Hasta este punto podríamos considerar la serie como un mal ejemplo; pero en este caso, los personajes también muestran aspectos positivos, arrepentimiento, subsanación de errores de los cuales se pueden sacar muchas ventajas en la crianza de los niños. De allí la importancia de la intervención de los padres, para destacar los valores positivos y explicar por qué los valores negativos no son aceptados socialmente.

Se debe orientar a los menores cuando ven programas que no están clasificados para su edad, o que teniendo dicha clasificación no corresponde su contenido. También es inevitable que al crecer, nuestros hijos comiencen a gustar de programas que cuenten con más acción y que incluyan violencia, malas costumbres y bajo contenido educativo; es en estos momentos donde debe intervenir el adulto, no podemos pretender que nuestro niño de 10 años siga viendo “Barney” o “Plaza Sésamo”; si la televisión no ofrece contenido educativo, nosotros debemos hacer relucir todo lo que las malas acciones traen como consecuencia, cómo se sienten las personas, los problemas que causan.

El uso de la televisión debe estar limitado, no consideramos que la televisión sea nociva pero su tiempo de uso debe ser limitado, permitiendo que el niño cuente con otras fuentes de información como un libro, un paseo al zoológico, salir al parque, visitar familiares o amigos, participar de una conversación familiar, etc.

Se debe evitar colocar televisores en los dormitorios, debido a que da pie a quedarse en el dormitorio mirando televisión, jugar video juegos, sin control alguno; es en estos casos de pérdida de control cuando los niños limitan su mundo a la televisión. Inclusive hay hogares donde la televisión está encendida todo el día independientemente si alguien está o no está viéndola.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en