Un nuevo bebé llega a casa

bebe_llega.jpgCon la llegada del hermanito, el hasta entonces hijo único siente una sensación de amenaza, porque cree que todo el cariño, amor y atención de sus padres y familiares, ya no van a ser sólo de él; inclusive los juguetes, los antojos y hasta la habitación en muchos casos, tampoco serán exclusividad suya. Luego de haber gozado ser el único, repentinamente el niño se da cuenta que todo va a cambiar por la llegada de un bebé que él ni siquiera ha pedido venir. Es normal que se sienta desplazado

Ahora es cuando se inicia un nuevo escenario en la vida familiar, con el nacimiento del nuevo bebé, probablemente su hijo comience a presentar conductas regresivas, como querer usar nuevamente el biberón, gatear, chuparse el dedo, volver a mojar la cama; inclusive podría agredir al bebé y a otras personas, tener conductas de rebeldía. Todo esto se hace para llamar la atención.

Es muy importante que los padres sepan cómo actuar en estos casos atacando el problema desde un inicio, de lo contrario al crecer comenzarán las peleas entre hermanos, generada por los celos y la competencia, una disputa de quién será el mejor, quién logrará acaparar la atención de los padres, etc. Se debe resaltar al niño que la llegada del hermanito no significa algo perjudicial, sino mas bien traerá beneficios para él y toda la familia, ahora podrá tener a alguien con quien jugar, podrá llevar el cochecito para pasear a su hermano y no sólo una muñeca como lo venia haciendo, podrá ayudar en el cuidado del bebé, etc. Todo esto se le debe ir diciendo con anticipación para que vaya comprendiendo la nueva situación.

Los padres deben organizar bien su tiempo para poder atender las necesidades tanto del bebé como las del niño, involucrar al niño en los preparativos del nacimiento como en los cuidados del bebé resulta beneficioso. Ayudar a escoger el color de la ropa, el porta bebé de su hermano y posteriormente, llevar los pañales sucios a la basura, alcanzar la toalla de baño, son labores sencillas que hacen que el niño se sienta importante y valorado y no debemos olvidar siempre agradecerle por su colaboración. Es el momento oportuno para crear un momento especial de los padres con el hijo para conversar acerca de las cosas que se han hecho durante el día lo agradecidos que estamos por la colaboración recibida, de lo orgullosos que estamos de su comportamiento, inclusive de los errores que cometimos, lo que generaron y cómo solucionarlos, es decir, un momento en el cual se propicie la comunicación, integración, etc., luego cuando el bebé crezca también formará parte de este momento activamente.

No se debe de incentivar la competencia entre hermanos bajo el supuesto que generará que el más débil se fortalezca, o que el más agresivo se torne compasivo, ésta estrategia sólo agudiza el problema. Mas bien se debe fomentar desde temprana edad el trabajo en equipo, fomentando el respeto, la cooperación, la tolerancia, el afecto, que son los pilares de una buena comunicación. Otra gran ayuda en esta etapa es buscar válvulas de escape para los niños y que puedan liberar su agresividad, como por ejemplo los deportes y actividades artísticas tales como el teatro, la música, pintura y la danza.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Un comentario Dejar un comentario ›

  • ROBINSON GUZMAN
    26 September 2008

    HOLA LOS FELICITO POS SU PORTAL, TENGO 36 AÑOS Y MI MUJER TIENE 40, ELLA TIENE UNA NIÑA DE 10 Y UNO DE 18 CON SU EX, ESTA EMBARAZADA DE MI, LA NIÑA MENOR ACEPTO EL NUEVO BEBE EN CAMINO PERO EL MAYOR ESTA DISGUSTADO NO QUIERE HABLAR DE ESO, QUIERO SABER D QUE FORMA LO TRATO PARA QUE ACEPTO QUE LE DIGO COMO LE HABLO ETC…LES AGRADEZCO GRACIAS SU CONSEJO

Visítanos en