Cuando los niños mienten: pequeños narradores de cuentos

pinocho.jpgLos niños en edad preescolar (2 a 5 años) tienen una imaginación increíble, se pueden convertir en pequeños narradores de cuentos fantásticos, tener amigos imaginarios y hasta negar cosas que ellos hayan hecho o adjudicarse la autoría de alguna cosa buena. A cualquier padre le preocupa cuando descubre que su hijo tiene una imaginación tan fértil y más aún si llega a la mentira pero a esta edad son involuntarias, recién a partir de los 7 años desarrollan esta capacidad e inclusive se pueden dar cuenta que la mentira puede ser útil usándola de acuerdo a su conveniencia y para evitar ser castigados.

Hay que tener en cuenta que los niños en edad preescolar no tienen clara la noción entre la realidad y la ficción, viven sus fantasías como reales inventando historias y mintiendo involuntariamente. Se debe de enseñar a los niños la diferencia entre lo real de la fantasía, mientras se le lee un cuento o se les cuenta alguna cosa cotidiana puede ser un momento oportuno para que el niño aprenda con un ejemplo. Si bien no es nocivo que los niños cuenten historias fantásticas debes estar pendiente de estas historias porque algunas pueden ser peligrosas, si el niño imagina que puede volar por el cielo se le debe explicar que eso es irreal.

También hay mentiras para llamar la atención de los adultos, sobretodo de los padres, para los niños es muy importante agradar y hacer lo que a sus padres les complace, por lo que tratarán de conseguirlo a todo costo, de esta forma ellos podrán ocultar alguna travesura, decir que hicieron sus tareas cuando no las han hecho, no admitir alguna equivocación que hayan tenido. Es muy importante enseñar a los niños que es normal equivocarse y sobretodo muy valiente reconocer los errores, creando un ambiente de confianza y seguridad.

Niños a los que no se les presta mucha atención y dedicación tienden a mentir e inventar cosas porque ellos crean un mundo de fantasía, un mundo imaginario que es donde ellos quisieran vivir, inclusive, esta falta de atención y dedicación por parte de sus padres principalmente, puede incidir en la baja autoestima e inseguridad en el niño, que lo incentiva a mentir para impresionar a los demás, y conseguir la atención que les hace falta.

Es cierto que muchos niños hacen travesuras o desobedecen constantemente, apelar al castigo como primera instancia puede hacer que el niño trate de evitar el castigo mintiendo, es mejor tratar de dialogar con el niño para enseñarle que si se equivocan deben afrontar su error y no mentir, resaltando que la honestidad es una virtud que ellos deben cultivar, y cuando lo haga elogiar su acción.

El buen ejemplo es imprescindible, los niños imitan las conductas de los padres, por tal motivo lo padres deben ser los primeros en evitar inventar excusas, cumplir sus promesas y reconocer sus errores.

El niño debe tener bien claro desde pequeño, que la mentira no es algo habitual a lo que se recurre cuando se está en un apuro, la mentira se convierte en un hábito y puede afianzarse en la personalidad del niño.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en