Várices durante el embarazo

Las várices son dilataciones permanentes de las venas pudiendo ser:

  • PRIMARIAS: Su origen es hereditario causando defectos congénitos en las venas y sus válvulas, afectando a ambas piernas.
  • SECUNDARIAS: Provocadas por embarazo, tumores, efecto secundario de píldoras anticonceptivas, efecto de fumar, permanecer largos periodos de tiempo en pie, etc.

Si temía el surgimiento de várices antes del embarazo, durante él las probabilidades de adquirirlas serán elevadas

Las arterias distribuyen la sangre bombeada del corazón a todo el cuerpo, y las venas regresan la sangre al corazón para ser renovada, utilizando las válvulas venosas que funcionan como bomba para retornar la sangre al corazón. Cuando dichas válvulas venosas no funcionan bien la sangre se queda estancada, surgiendo las várices

Durante el embarazo suelen surgir várices alrededor de la semana 32 de gestación, teniendo como síntomas: dolor, cansancio, sensación de peso en las piernas, hinchazón y quemazón en pies y piernas. Esto se debe por los cambios hormonales producto de la gestación. El estrógeno y la progesterona que tienen efectos en las paredes de la venas que causan su dilatación; adicionalmente el crecimiento del útero presiona la vena cava inferior y las venas de la región pélvica dificultando la circulación de la sangre entre las piernas y el corazón.

Muchas mujeres luego de la gestación, al volver sus niveles hormonales a su normalidad, ven solucionado su problema de várices en un lapso de 6 meses aproximadamente; de lo contrario si desea someterse a un tratamiento contra várices por una cuestión de molestia o simple estética, es el momento adecuado para hacerlo.

Mientras se encuentre gestando no es recomendable someterse a un tratamiento contra las várices debido a que podrían generar complicaciones, pero lo que sí puede hacer es tomar algunas precauciones para prevenir el surgimiento de las varices:

  • Caminar, al caminar la sangre es bombeada desde los pies hacia la parte superior del cuerpo.
    Practicar deportes: natación, gimnasia en el agua o hidrogimnasia, aunque siempre deben realizarse con el consentimiento médico.
  • No use zapatos de tacón alto o úselos cuando sean estrictamente necesarios.
  • Usar medias elásticas de compresión para evitar que surjan las várices o evitar que las ya existentes se agraven.
  • No cruzar las piernas al sentarse, esta postura ejerce presión sobre las venas.
  • Al final del día o cuando tenga un tiempo libre, mantenga las piernas en alto para hacer que las sangre de los pies y piernas circulen.
  • Dormir apoyada de su lado izquierdo para evitar presionar la vena cava con el peso del cuerpo, esta vena su ubica sobre su lado derecho.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en