Mi hijo tiene “mamitis”

mamitis.jpgLos lazos afectivos se forman desde el nacimiento del bebé, la relación de amor de los padres con el bebé crean estos lazos afectivos, e inclusive en familias donde los padres trabajan, y sólo ven al bebé por las mañanas, las noches y los fines de semana logran tener una unión fuerte, siempre y cuando en esos pocos momentos el bebé se sienta amado, seguro y feliz con sus padres.

Los bebés inicialmente se tornan muy sociables, sonríen y hacen caso a las gracias que les hace todo el mundo en especial con los padres, hacia los 5 meses buscan a la mamá para conseguir bienestar, una especie de albergue donde se siente seguro. A los 6 meses se torna un poco selectivo, preferirá estar con personas que le son familiares, pero hacia los 9 meses sienten ansiedad si son separados de sus padres, tornándose huraños y hasta hostiles con los desconocidos.

A partir de este momento, si la madre se aleja de su rango de visión, el bebé puede sentir angustia y terminará llorando, de igual forma ya no tienen la misma tolerancia a los extraños, lloran al conocer a alguien nuevo y siempre preferirán estar con mamá, esto se conoce como “mamitis”, que es una característica que continuará desarrollándose llegando a su punto máximo hacia los 14 meses y luego comenzar a desaparecer hacia los 3 años de edad dependiendo del temperamento de cada niño y del tipo de crianza de la familia.

Si bien es agotadora, al menos para la madre, esta etapa de “mamitis” donde la madre no puede hacer casi nada sin tener al niño al lado, es un logro del bebé, el cual aprendió a confiar en alguien que le da seguridad. Ahora toca a los padres, canalizar este logro para que superen su angustia de alejarse de la persona en la cual confían.

  • No debe creer que ha hecho algo errado o que el bebé está mal, los bebés se angustian porque ellos no tienen aún la noción del tiempo desarrollada, cuando algo está fuera de su alcance visual no saben cuándo volverán a verlo.
  • Siempre será beneficioso para los bebés que estén en contacto con diversas personas, bebés y niños, esto brindará al bebé un bagaje social que lo ayudará a superar sus angustias.
  • Desde pequeños los bebés deben contar con límites de acuerdo a su edad, un bebé que gateando toma un adorno de la sala, se le debe decir que eso no es un juguete, e inmediatamente darle un juguete, con el paso del tiempo el bebé entenderá. De esta forma se entrena al bebé a respetar las decisiones de los padres.
  • Siempre se debe inculcar la tolerancia, así el bebé esté pequeño, siempre se debe hablar con él mientras realizan actividades: “Ahora vamos a comer, primero el puré y finalmente el postre” y hacerlo así, conforme vaya creciendo se puede añadir más pasos, se trata de enseñarle al bebé desde pequeño a ser tolerante y esperar el turno de cada cosa.
  • Puede comenzar jugando con el bebé y decirle que va un momento a traer algo, decirle al bebé que espere un momento que usted ya regresa, salir del cuarto y volver al cabo de unos segundos, si el bebé no llora felicitarlo por ello y continuar con la actividad que estaban haciendo, poco a poco debe ir extendiendo el tiempo que lo deja solo. Se trata que el bebé CONFIE en su palabra.
  • Cuando el bebé confíe en usted, podrá hacerlo al salir a la calle, siempre debe decirle al bebé que se va a la calle y que va a regresar. A manera de entrenamiento puede usar la hora de la comida, del baño o cualquier actividad programada que el bebé tenga, decirle que va a salir a la calle y que regresará antes de la comida por ejemplo, obviamente salga unos minutos antes de la comida y regrese, de esta forma el aprenderá a esperar, poco a poco puede ir incrementando el tiempo.
  • Puede dejar una foto para que él la conserve y lo acompañe cuando usted tenga necesidad de salir sin él.
  • Nunca debe irse a escondidas o no cumplir con el tiempo de su llegada, con esto sólo logrará que el bebé viva en constante angustia e inseguridad.
  • En caso de un viaje que tenga que realizar, puede confeccionarle un calendario donde por medio de dibujos le indique qué día se va, qué día regresará, los días intermedios al viaje deberá llenarlo la persona que se quedará al cuidado del niño, donde puede colocarle dónde van a ir a pasear, qué van a jugar, etc., así él verá cómo pasa el tiempo hasta su llegada y no se angustiará.
  • Es muy importante que a su regreso, de la calle o de viaje, lo busque, saludándolo, abrazándolo y conversar con él acerca de lo que hicieron cada uno de ustedes mientras no estuvieron juntos. Inicialmente el niño puede mostrarse indiferente pero luego irá aprendiendo y verá cómo lo recibe con mucha alegría.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

3 Comentarios Dejar un comentario ›

  • penelope
    12 septiembre 2010

    Desde que era pequeñito mi hijo de 2 años se ha quedado sin problemas a dormir en casa de los abuelos, pero desde hace 1 semana llora mucho al rato de irme y pregunta mucho por su mamá, yo quiero que siga quedandose con los abuelos porque necesito tiempo para mí y sobre todo por ellos que se quedan disgustados cuándo me lo tengo que llevar a mi casa, que puedo hacer? algun consejo por favor!!!!!!!

  • maye
    7 septiembre 2009

    mi hija tiene mamitis y no se que hacer.gracias por los consejos.

  • il maistro
    27 agosto 2006

    Los niños son un problemaaa….
    http://ilmaistro.com

Visítanos en