La ictericia Fisiológica y la ictericia por Leche materna

Todos los recién nacidos presentan índices altos de bilirrubina (superiores a 5mg/dl. de sangre) durante la primera semana de vida (hiperbilirrubinemia), y entre el 60% a 70% derivan en casos de ictericia, que es la coloración amarillenta de la piel y en la esclera (parte del ojo) debido a un incremento en los niveles de bilirrubina en la sangre, que es depositada en la piel, los huesos y tejidos del cuerpo; comenzando por la cara, continuando por la cabeza hacia los pies y al descender lo hace de manera inversa.

Esta característica es común y en la mayor parte de los casos de naturaleza benigna,  resolviéndose espontáneamente o con una mínima intervención médica. Pocos son los casos en los que se convierte en un problema que puede derivar en daño neurológico permanente e incluso la muerte. El incremento de bilirrubina en la sangre se debe a los siguientes motivos:

  • Dentro del vientre materno, el bebé necesita gran cantidad de glóbulos rojos pero al nacer necesita menor cantidad de ellos, por lo que son destruidos transformándose en bilirrubina e incrementando su nivel, que generalmente se estabiliza durante los primeros días de vida.
  • El hígado aún es un órgano inmaduro, por lo que la producción de una enzima conocida como glucoronil transferasa está disminuida. Esta enzima es la responsable de procesar los altos niveles de bilirrubina y poder eliminarla a través de la bilis siendo evacuada del cuerpo por medio de las deposiciones y la orina; al no poder eliminar la bilirrubina, ésta es reabsorbida y alojada nuevamente en la sangre.

LA ICTERICIA FISIOLOGICA
La ictericia fisiológica se presenta entre el segundo y quinto día de nacido, elevando los niveles de bilirrubina desde el nacimiento hasta el quinto día, y luego disminuyendo progresivamente hasta normalizarse en unos días o semanas, mientras el hígado madura generando la enzima glucoronil transferasa que ayuda a eliminar la bilirrubina.
Se recomienda la lactancia materna como principal ayuda debido a las grasas que aporta estimulan el funcionamiento intestinal, promoviendo la evacuación del meconio evitando la reabsorción de la bilirrubina. El tratamiento de fototerapia también ayuda a disminuir el alto nivel de bilirrubina.

LA ICTERICIA POR LECHE MATERNA
Un tercio de los bebés mantienen niveles de bilirrubina superiores a 5mg/dl. Pasada la primera semana de vida, el tercio restante pueden presentar niveles aceptables (aunque elevados) de bilirrubina que es considerada una ictericia no visible. Estos diagnósticos representan una prolongación de la ictericia fisiológica del recién nacido, y se deben principalmente a una reacción a una sustancia de la leche materna, no se conoce cuál es dicha sustancia pero su efecto es incrementar la absorción de bilirrubina en el intestino del bebé. La base de esta teoría es que una madre que da de lactar a su primer hijo y éste tiene ictericia por leche materna, su siguiente hijo también tendrá el mismo problema.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en