Qué es Estimulación Temprana

En comparación con otras especies, la maduración del cerebro humano requiere de mucho más tiempo. El desarrollo del cerebral es vertiginoso hasta los 3 años de edad, de allí hasta los 6 años continúa su desarrollo hasta casi asemejarse al de un adulto, por lo que se considera un periodo significativo en el desarrollo de las bases de la personalidad y habilidades humanas. Al nacer, los bebés sólo cuentan con pocas habilidades innatas como succionar para alimentarse, respirar y llorar para conseguir atención sobre algo que los incomoda, dependiendo totalmente de los padres; pero en contraparte, cuentan con un cerebro que les permitirá desarrollar habilidades cada vez más complejas para progresar e interactuar con personas y el medio ambiente haciéndolos cada vez menos dependientes.

Las principales áreas de desarrollo humano son: la motricidad (fina y gruesa) que es el control de los músculos y dominar la coordinación de ellos, la integración intelectual o cognición, el autovaliamiento que le permite ser un ente independiente en sus tareas cotidianas, el área social-emocional y la comunicación para su adaptación en el ambiente que lo rodea.

La estimulación temprana aprovecha la capacidad de aprendizaje y adaptación del cerebro en los primeros años, proporcionando estímulos (visión, audición y tacto) por medio de ejercicios a manera de juegos que se realizan en forma repetitiva logrando incrementar y potenciar las funciones cerebrales en los aspectos físico, sensorial y social que le serán útiles para su vida. Es un proceso dinámico y constructivo por lo que requiere de una dedicación diaria acorde con los avances del bebé.

La estimulación temprana está dirigida a todos los niños, ya sean normales o con  lesiones cerebrales (para los cuales se inició este tipo de programas que hoy son ampliamente difundidos). Para el caso de niños normales se puede realizar en casa o en los jardines de infancia, pero para el caso de niños con lesiones cerebrales es mejor hacerlo en instituciones o centros especializados que cuentan con personal idóneo.

Cabe recalcar que la estimulación temprana es un complemento al desarrollo del bebé, puesto que lo más importante siempre será el afecto de la familia, el saber compartir y el sentido de pertenencia a una familia lo que haga crecer a un ser humano.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en