¿Insomnio en el embarazo? Te ayudamos a mejorar la calidad de tu sueño

Las mujeres experimentamos durante toda nuestra vida, diversos cambios hormonales que nos hacen más vulnerables al problema del insomnio. Las alteraciones del sueño son más frecuentes en el período premenstrual, durante el embarazo y en la menopausia.

Durante la primera parte del embarazo, las mujeres suelen tener una mayor duración de sueño. Sólo si la mujer embarazada vive situaciones muy estresantes, como un embarazo no deseado, problemas económicos o dificultades con su pareja, el sueño puede verse alterado.

En la segunda parte del embarazo, dormir de forma continuada se vuelve más difícil. Los pensamientos y miedos relacionados al parto y a las dimensiones del feto, los movimientos cada vez más fuertes del feto y dificultad de encontrar una posición cómoda, además los posibles reflujos gastroesofágicos, son elementos que convierten las noches de algunas futuras mamás en una lucha constante con el sueño.

¿Qué pasa si estás atravesando por alguno de estos síntomas y dormir se te está haciendo cada vez más difícil? Pues, hoy traemos algunos consejos que te ayudarán a mejorar a calidad de tu sueño, además algunas consideraciones para ver el “lado positivo” a las noches sin dormir antes de tener a tu bebé. ¡Atenta!

1. Intenta irte a dormir y despertarte siempre a la misma hora.

2. Haz una actividad relajante antes de ir a la cama. Puedes leer, hacer manualidades, estiramientos, etc.

3. Haz siempre el mismo ritual antes de ir a dormir. Por ejemplo; lavarte, ponerte crema en el cuerpo y barriga, leer en la cama, etc.

4. Date una pequeña siesta por la tarde.

5. No cenes muy tarde, es preferible que sigas una dieta ligera repartiendo las comidas durante el día.

6. Haz actividad física durante el día, evita que sea muy tarde.

7. Si no consigues dormir por nada, levántate y haz alguna actividad de tu agrado hasta volver a tener sueño.

8. Descansa en una cama cómoda, si estás en una habitación fresca y silenciosa ¡mucho mejor!

9. Pon una almohada debajo de una rodilla para aliviar el peso de la barriga si estás echada de costado.

10. ¡Tranquila! piensa que tu insomnio es una especie de “entrenamiento” que te ayudarán a adaptarte al nuevo ritmo del postparto. No es casualidad que la mayoría de veces, te despiertes entre las 3 y 4 de la madrugada, justo el horario de la toma de leche nocturna.

Imágenes: nosotros2, cloudfront, tuititrekkingmendoza, mibebeyyo

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en