Mi hijo no quiere ir al dentista

miedo_dentista.jpgLlorar al llegar al consultorio, esconderse detrás de mamá, mover brazos y piernas pudiendo hasta golpear al dentista, enfermarse antes de la consulta y hasta rehusarse a abrir la boca, son ejemplos de situaciones de miedo al dentista que se presenta en los niños.

En la primera sesión con el dentista se examinarán cada uno de los dientes y muelas del niño; revisando el color, tonalidad, dureza, si presenta manchas, si presenta caries o algún problema; en algunas ocasiones necesitará tomar rayos X, hacer una limpieza, un tratamiento, etc., dependiendo el diagnóstico que dé el dentista.

Los niños no nacen sintiendo miedo al dentista, sino que lo adquieren teniendo como origen las siguientes circunstancias:

  1. Inculcado por los padres que sin querer explican de manera incorrecta o con muchos detalles cómo será esta nueva experiencia y fuera de prepararlo para ella el niño no logra entender generándole miedo y angustia.
  2. Por malas experiencias anteriores que los padres o el dentista le haya dicho al pequeño que no le va a doler nada con el fin de que se quede tranquilo, luego el niño al ver que lo engañaron teme que vuelva a suceder y tiene miedo a lo desconocido.
  3. Por comentarios que el niño escucha de sus amigos, familiares y hasta de lo que pueden oír de conversaciones ajenas.

RECOMENDACIONES PARA REDUCIR EL MIEDO AL DENTISTA

  • Las visitas al dentista deben realizarse periódicamente, siendo ideal cada 6 meses, de tal forma que se realice un tratamiento preventivo y evitar un tratamiento curativo.
  • La higiene bucal es primordial para una buena salud dental, el cepillado y el uso del hilo dental son imprescindibles.
  • Llevar a su hijo desde bebé al dentista puede familiarizarlo con el consultorio, con el dentista y con el instrumental a la vista, con el tiempo al convertirse en un niño, todo será familiar para el niño y será más difícil que se tenga que realizar en el niño un tratamiento traumático, paralelamente será más fácil que el acepte cierto grado de dolor en caso de ser necesario.

Si su hijo necesita ir a su primera consulta odontológica cuando ya es un niño, entonces deberá de prepararlo para ello:

  • Cuando usted tenga que ser atendido por el dentista en una sesión corta, lleve al niño para que lo acompañe, él podrá ver que usted no se asusta ni se queja, lo cual le indicará que no se trata de algo malo; por su parte, el dentista puede ir relatando en lenguaje fácil qué es lo que está haciendo, evitando palabras como hincar, cortar, sangrar, etc.,  y todo lo que pueda producir temor.
  • No haga comentarios desagradables de su experiencia con el dentrista delante de sus hijos, ellos de hecho que lo escucharán y lo interiorizarán.
  • Antes de la primera consulta, lleve al niño al consultorio para que se vaya familiarizando con el ambiente y el instrumental que está a la vista; sobretodo elija un dentista especialista en niños, ellos saben cómo ganarse la confianza de ellos y crear empatía con sus pequeños pacientes.
  • No se debe prometer al niño que no le dolerá, es mejor no decirle nada con anticipación, ya en el consultorio se le puede decir que puede dolerle un poquito pero que pasará rápidamente, generalmente lo que duele es el pinchazo de la anestesia y luego de ellos ya no duele nada.
  • Transmitir al niño confianza y seguridad en todo momento, si fuera necesario en vez que el niño se recueste en el sillón del dentista usted puede cargarlo sobre su regazo en esta primera experiencia.
  • De ninguna manera utilice la ida al dentista como castigo o amenaza.

Existen algunos dentistas particulares o clínicas odontológicas que por un pago anual puede llevar a revisar al niño mensual, bimestral, trimestralmente, etc., de tal forma que si el niño presentara algún problema dental se descubriría tempranamente, haciendo de la curación menos traumática y hasta menos costosa. Averigüe en su país quiénes dan ese tipo de servicio.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

2 Comentarios Dejar un comentario ›

  • hdosorio
    30 agosto 2011

    lo mio es serio tengo los 2 lados dela boca mal muy mal hasta tal punto que no puedo masticar y si lo hago tiene que ser suavemente y poco nisiquiera puedo masticar con normalidad y aunque lo haga no me libro de los fuertes dolores cuando digo fuertes dolores no exagero suben por cara hasta la cabeza sudores me retuerzo de dolor contengo el no gritar pero lo haria desorbitadamente rojo sudando y rabiando es una tortura infernal esto llevo asi 2 años aguantando sin masticar y cada vez a ido aumentando es horrible realmente horrible incluso me afecta al estado nervioso cada vez mas sin duda tengo un gran problema y el porque de que no voy al dentista es por timided inseguridad y no ahi manera de que pueda ir al dentista porque de hecho tampoco salgo a la calle tengo 23 años mi correo es hdosorio1@hotmail.com y es la primera vez en mi vida que pido ayuda de verdad! muchas gracias

    • Alemope
      31 agosto 2011

      Hola hdosorio. Anímate a ir al dentista!, es el único que te puede ofrecer una solución factible

Visítanos en