Mi bebé no quiere dejar el pecho

Uno de los actos más íntimos para la madre y el bebé es la lactancia. Pero cuando nuestros bebés se resisten a dejar el pecho, esto puede volverse una real pesadilla. En este post veremos cómo lograrlo sin que esto sea un proceso traumático.

La lactancia es un periodo especial, muy especial. Todas mis amigas quienes son mamás me lo han dicho. Incluso ellas mismas, cuando ha llegado el momento del destete, se han sentido tristes. Definitivamente esta es una de las cosas que hacen que la relación entre la madre y el hijo sea indisoluble, más fuerte, mucho más incluso, que la del padre.

Sin embargo, ya sea porque retornes al trabajo, o porque ya sea el momento, tu bebé ya tiene que acostumbrarse a otras formas de alimentación que dejen atrás la leche materna. Y aunque muchos de ellos pasan esta transición sin que medie problema alguno, para otros representa todo un trauma. Y justamente sobre este último caso, te cuento una:

Recuerdo un programa que daban antes, en Discovery Home and Health llamado La Niñera Experta. En él, la especialista en recién  nacidos Tracy Hoggs, acudía en auxilio de mamás en problemas con sus bebés. Pues en uno de sus episodios, una de estas mamás le confesó a la niñera, con lágrimas en los ojos, que su hermosa bebita de casi un año, se resistía a dejar el pecho, y que cada vez que se sentía ansiosa o la quería tener cerca, lloraba desconsoladamente hasta lograr el cometido de la “teta”.

De modo que la pobre mamá prácticamente vivía esclavizada a su bebé, de quien no podía alejarse ni para pasar de la cocina a la sala porque allí mismo la niña entraba en pánico y lloraba tanto que partía el corazón. Tan solo se calmaba con el pecho.

Un paso necesario

Aunque para algunas mamás es también difícil , sobre todo cuando ven a sus bebés sufrir mucho, el destete es un momento que llegará tarde o temprano, como parte del desarrollo de tu bebé, por lo que debemos estar preparadas.

Los médicos recomiendan la lactancia materna de manera exclusiva durante los seis primeros meses de vida. Luego de ese periodo, puedes continuar dándole del pecho de manera alternada con papillas. Algunas mamás prosiguen dándole de lactar hasta el año y medio o dos años

Sin embargo, cuando no podemos evitar retornar al trabajo o a nuestros quehaceres personales, es preciso dejar atrás esa dependencia física y emocional y cultivar en nuestro bebé otras formas de alimentarlo y expresarle nuestro afecto.

Destetar al bebé afianzará su propia independencia, física y emocional. Será una invitación a que descubra el universo que lo rodea y que se integre a la familia gradualmente. Aún cuando para él los cambios son fuertes, mamá debe de estar allí para guiarlo gradualmente y hacerle sentir que su afecto no ha cambiado y que hay todo un mundo por descubrir.

Cómo destetarlo

La mayoría de problemas que se refieren a bebés que se resisten a dejar el seno materno ocurren cuando tratamos de hacer el cambio al biberón de manera brusca. Antes de iniciar esta nueva etapa con tu bebé debes programarte tú misma cómo hacerlo.

  • La primera y última toma al final

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que la primera toma y la última, antes de dormir son las que el bebé dejará al final de la etapa. Empieza por eliminar una toma por semana y ve viendo cómo reacciona progresivamente tu bebé. Si reacciona favorablemente, prosigue eliminando una más la semana siguiente, la cual sustituirás por una toma de biberón o sus nuevos alimentos.

  • No ceder

Si tu bebé reacciona mal, con llanto, debes de ser firme y ofrecerle el biberón u otro alimento que pueda comer de acuerdo a su edad. Debes demostrarle que la confianza y el afecto entre tú y tu bebé no habrá disminuido, pero sin ceder. Eso sí, no lo fuerces a probar otros alimentos, debes convencerlo y hacer que le guste muy de a pocos, y que coma hasta que quiera. Si tu niño es algo mayorcito y te pide el pecho, debes convencerlo a través de tus palabras o ir retardando el momento con frases simples, como “ya voy” o “termino de hacer esto y te atiendo”. de ninguna manera aceptes darle de mamar a un niño grande como una manera de hacerlo callar o para que deje de hacer berrinche. Siesto sucede y te hace una escena (sabiendo que no está hambriento ni enfermo) deja que llore hasta que se le pase.

La niñera Hoggs le enseñó a la pobre mamá de la que te conté líneas arriba, cómo evitar ceder cuando esta le hacía una rabieta en pleno supermercado: la bajaron del carrito de compras y sentaron en el suelo dejándola llorar hasta que se calmase, sin alejarse de ella y sin ceder, hasta que entendió que con llanto no lo iba a conseguir,

  • El biberón de a poquitos

Otro método es probar dándole el biberón en pocas cantidades antes de la leche materna, para que se vaya acostumbrando de a pocos al nuevo sabor. Trata de dárselo de tal manera que no sienta el cambio brusco: por ejemplo, tomándolo en tus brazos de la misma forma que cuando le dabas el pecho.

También puedes iniciar a tu bebé en el biberón poniendo tu propia leche en la botella. Así el niño se sentirá familiarizado con el sabor y no extrañará tanto tu seno.

  • La tetina ideal

Busca la tetina o mamila que a tu bebé le haga sentir más confortable. En el mercado las hay de formas variadas. Recuerdo que cuando mi sobrino era un bebé no aceptaba las tradicionales y tuve que ir a buscar con su mamá por muchas farmacias, hasta que encontramos una que nunca había visto, pero que le cayó como anillo al dedo, y luego, sin problemas, el bebé aceptó el cambio de leche.

  • Las comidas más atractivas

SI pospones algunas tomas con comida, haz que estas sean más atractivas. Como el bebé gusta de imitar lo que hacen los adultos, se sentirá atraído por comer lo que ellos comen. Siéntalo a la mesa y sírvele algo parecido a lo que come el resto (eso sí lo que le corresponda según su edad. Haz que el bebé se familiarice con la hora de comer y que vea que comer verduras, frutas y otras cosas es importante.

¿Y si aún así se resiste?

No lo fuerces, tal vez aún no es el tiempo o aún no esté preparado. Alarga las tomas por más tiempo de modo que el proceso empiece lento. Evalúa con su pediatra de qué otras maneras puedes destetar a tu bebé sin que sea un trauma, aunque, en la gran mayoría de los casos, esto no sucede y el bebé termina dejando el pecho.

  • ¿Si le quiero hacer dejar el pecho antes de los 6 meses?

No es recomendable dejar la leche manerna a tan pronta edad, por lo que mi consejo es que te saques la leche y se la des en biberón alternando luego con alguna fórmula que tu pediatra le indique.

ImagenEscueladepadresprimerizos.com, JanuaryMagazine, Mujeractual, Soypadre, Mamateta, Tupediatra.

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.

Un comentario Dejar un comentario ›

  • mishijos
    25 noviembre 2011

    hola tengo un bebe de seis meses y tres semanas el desde un Principia tomo biberon y teta y desde hace dos semanas solo quiere tomas teta cuando ve el biberon llora como si el tetero le hizo algo malo, el esta comiendo papillas y jugos pero nada de tetero y eso me tiene mal mal no se que hacer porque pienso que no se alimenta bien ya que casi ya no mebaja leche… el duerme bien gracias a Dios pero iagual me tiene mal necesito un consejo gracias

Visítanos en