Bebes que comen en todo momento

Cuando los bebés comienzan a comer sólidos, descubren nuevas texturas que sienten en su boca, sabores y colores que resultan fascinantes para ellos; pero cuando comen bocadillos también les resulta una experiencia nueva, experimentan texturas en sus manos y boca, nuevos sabores, colores, pueden acercar y alejar el bocadillo, significando también una opción diferente al juego porque también los entretiene y satisfacen la necesidad que tienen los bebés de llevarse todo a la boca, aprendiendo a que todo lo que se llevan a la boca no es igual y en estos casos, se pueden saborear y comer.

Se debe tener en cuenta que los tentempiés son simplemente eso, se pueden sacar muchas ventajas de ellos pero su abuso, como en cualquier cosa, también puede ser perjudicial.

Normalmente a los bebés se les da de comer, ellos simplemente abren la boca y se alimentan, pero en el caso de los bocadillos ellos mismos los cogen con sus manos y se los llevan a la boca, ejercitando su coordinación mano-boca al llevarse la comida a la boca, y su desarrollo motor fino para poder agarrar y sostener el pequeño bocadillo.

Los bocadillos o tentempiés pueden ser utilizados como complemento de la nutrición, prefiera darle galletas para bebés, frutas y jugos en lugar de golosinas como chocolates, gaseosas, chupetes. Se debe tener cuidado de no sustituir las comidas con bocadillos, evitando darle bocadillos poco tiempo antes de las comidas (desayuno, almuerzo, cena) porque disminuirá su apetito y no se alimentará completamente; el bebé debe aprender y desarrollar su estómago para alimentarse con tres comidas principales y dos meriendas, dado que los nutrientes se absorben mejor cuando se ingieren en un horario regular, e incluso hay nutrientes que se les saca mayor ventaja cuando se ingieren en combinación con otros.

El exceso de bocadillos o tentempiés puede acostumbrar al bebé a comer constantemente durante todo el día, pudiendo derivar en problemas de obesidad y problemas dentales, a menos que se lave los dientes luego de cada bocadillo, lo cual será imposible.

Al igual que las comidas principales y las meriendas, los bocadillos también se deben dar en la silla de comer, sentado en su cochecito o en su silla de descanso, de esta forma el bebé aprenderá que la comida y hasta los tentempiés tienen un lugar para ello, que es muy importante por los siguientes motivos:
• Fomenta la socialización familiar a la hora de las comidas, meriendas y tentempiés.
• Evita el riesgo de atragantamiento, si el bebé está comiendo echado por ejemplo.
• Evitará que cuando crezca esté paseando por toda la casa con comida en la mano.
• Tener constantemente un bocadillo en la mano puede perjudicar al bebé porque obstaculizará su movilidad al tener una de las manos ocupadas, limitando la cantidad y calidad de juego que el bebé realice.

No utilice los bocadillos como premio, porque su bebé debe aprender desde el principio que hacer una buena acción es algo que se hacerse por ser algo correcto y no porque va a recibir algo que les gusta a cambio.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en