Necesidades nutricionales del bebé

Cuando los bebés tienen 6 meses de edad es necesaria la introducción de alimentos complementarios para darles energía, proteínas, vitaminas y minerales que son insuficientes en la leche materna o de fórmula, debido a las necesidades del bebé en esta fase, en la cual tienen mayor demanda física y mental.

  • Calorías: Los bebés ingieren de 217 a 609 kcal diarias a través de su alimentación exclusiva de leche materna, en esta nueva fase necesitarán de 73 a 465 kcal adicionales que serán proporcionadas por los alimentos sólidos.
  • Proteínas: La leche materna aporta cerca del 80% de proteínas necesarias para su nueva fase de crecimiento y desarrollo, por lo que debe completarse el nivel necesario con la ingestión de carnes, leguminosas, quesos, yogurt, etc.
  • Vitaminas y minerales: se debe brindar especial atención a las vitaminas del complejo B como la tiamina, riboflavina y niacina, así como el zinc y el hierro.

Luego de los seis meses (y hasta los dos años de edad) de edad los bebés pueden presentar deficiencia de hierro en su organismo, originando la anemia, por tal motivo será necesario darle al bebé vitaminas que incluyan hierro para garantizar que el bebé tenga los niveles necesarios de hierro. Adicionalmente se puede aprovechar la absorción de hierro de los alimentos:

Alimentos ricos en hierro: carnes, hortalizas, leguminosas, etc., deben ser consumidos junto con vitamina C proveniente de frutas como la piña, naranja, fresa, manzana, limón, etc., para poder incrementar la absorción de hierro. Por ejemplo, un niño de año y medio, que coma plato de lentejas con arroz, acompañado de una ensalada de lechuga y tomate aliñada con limón, podrá obtener la máxima absorción de hierro debido a la mezcla con vitamina C proveniente del tomate y sobretodo del limón. Contrariamente la absorción de hierro disminuye cuando se ingiere junto a la leche y derivados.

Los alimentos complementarios deben ser introducidos gradualmente, primero un jugo o compota hacia las 10 de la mañana, luego un pequeño almuerzo que inicialmente constará de unas cuantas cucharaditas de papilla que deberá ser complementada con leche materna o de fórmula para ir reduciendo la cantidad de leche gradualmente e incrementando la cantidad de papilla hasta conseguir que el bebé tenga un almuerzo completo; finalmente se debe incluir el desayuno y la cena en la dieta del bebe.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en