Cómo abrigar a nuestro bebé

Y se acerca el invierno, las tardes dejaron de ser cálidas y si bien sigue saliendo el sol, corre ese viento helado que tanto mal nos hace. Si a nosotros los adultos nos afectan los cambios climáticos, los bebés no son una excepción, por lo que será necesario abrigarlos para garantizar su bienestar y protección.

Los bebés que caminan aún no han desarrollado completamente su capacidad de regulación de temperatura por lo que se calientan y enfrían con mucha facilidad y rapidez, adicionalmente, como ya se desplazan independientemente pudiendo estar con nosotros dentro de casa en un momento, y repentinamente los encontramos en el jardín a la intemperie sin el abrigo adecuado.

Este inmaduro desarrollo de la regulación de temperatura hace que los bebés cambien de temperatura rápidamente, por lo que nos hace difícil la tarea de saber si el niño siente frío. Por lo general, cuando un bebé siente frío normalmente mostrará su disconformidad de alguna manera, sea llorando, quejándose, y si puede hablar diciéndolo. Pero en el caso del calor es diferente, normalmente los bebés no muestran mayor disconformidad cuando sienten calor continuando con sus actividades por lo que se debe estar atento a síntomas como mejillas sonrojadas, sudor en el cuello para darse cuenta que el niño está acalorado.

frio_capas.jpgUna buena salida abrigar al pequeño por capas, es decir, colocarle varias prendas una sobre otra, de tal forma que podamos sacarle o ponerle una o varias prendas de acuerdo a los cambios de temperatura del bebé. Hacerlo de esta forma:
• La primera capa debe ser una camiseta y un pantalón de algodón que sean pegados al cuerpo, de preferencia que no sean tipo bebe-crece para facilitar el cambio de pañal o si lo está dejando los pañales permitir que se pueda bajar el pantalón con facilidad.
• La segunda capa constará de una camiseta o polo de algodón o franela.
• La tercera capa puede constar de una chompa de lana delgada o suéter de tela polar que son materiales que abrigan y son livianos a la vez. Un pantalón de corduroy, buzo en tela polar o jean grueso.
• Finalmente una casaca en tela polar o algún otro material abrigador y liviano que se usará al salir a la intemperie.
frio_calle.jpg• Los pies no deben ser descuidados, es conocido que el frío entra por los pies; medias de algodón grueso para abrigarlos bien evitando la sudoración de los pies y su consecuente enfriamiento son muy convenientes con unos zapatos o zapatillas.
• Si el frío fuera muy intenso es recomendable contar con un gorro y guantes para salir a la calle.
Se debe estar al tanto y verificar que la camiseta de la primera capa y las medias estén siempre secas, realizando el cambio inmediatamente para evitar que la humedad acumulada enfríe el cuerpo o los pies.

Otro momento para tener cuidado es cuando llega la hora de la siesta. No se debe arropar demasiado al bebé porque el exceso de ropa puede causar incomodidades al dormir porque se limitará sus movimientos y perjudicará su descanso. Lo más conveniente es arroparlo hasta una segunda capa de ropa y complementar el abrigo con una manta ligeramente pesada para evitar que se destape.

frio_noche.jpgCuando el bebé duerme por la noche se debe optar por una capa de ropa (camiseta, pantalón de algodón gruesos y medias) y un enterizo que lo cubra completamente desde el cuello hasta los pies incluidos complementado con un buen edredón, de esta forma el frío no podrá colarse como suele suceder con los pijamas de dos piezas, y en caso de destaparse igualmente estará abrigado.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en