Sueño interrumpido: mi bebé no duerme, ¿qué puedo hacer?

Seguramente habrás escuchado miles de historias como esta: madres ojerosas y cansadas, con los ojos abiertos en plena madrugada tratando de hacer que sus bebés duerman. ¿Te ha pasado?

A todas las madres les ha pasado, y, sobre todo, las primerizas son las que sufren los mayores impactos, pues pasan las madrugadas en vigilia sin comprender por qué sus bebés no pegan el ojo como ellas a quienes se les caen encima. En algunos casos se la pasan así toda la noche, y en el día duermen como bellos durmientes.

Acostumbrar al bebé a la rutina de sueño de los adultos, la que llamamos “normal” (es decir, dormir cuando es de noche y estar despiertos de día, no es algo que sucederá de la noche a la mañana, es todo un proceso que puede durar de uno a tres meses. Recuerda que tu bebé, mientras se formaba, estaba envuelto en oscuridad permanente. Y una vez fuera, en el mundo exterior, debe acostumbrarse a que hay un día y una noche y que es en la noche cuando hay que dormir.

El sueño y la vigilia en el bebé

Lo primero que tenemos que entender, antes de caer sumergidas en la desesperación, es que, el bebé no nacerá para dormir sus ocho horas como nosotros, para luego pasar el resto del tiempo en vigilia. Sus horarios de sueño son mucho mayores que el nuestro, sí, pero estos se dividen durante las 24 horas del día en tiempos distintos.

Se calcula que un recién nacido, por ejemplo, duerme aproximadamente entre 16 y 18 horas al día, con el sueño distribuido en 6 o 7 periodos que duran unas 2 o 3 horas.

Algunos de los factores por el que los bebés tienen el sueño interrumpido son:

  • Hambre: los bebés necesitan alimentarse a cada momento. ¿La razón? sus estómagos son súper pequeños, y sus necesidades de vitaminas, proteínas y minerales son muchas, pues están en constante crecimiento y desarrollo. Asímismo, su dieta, por ser exclusivamente de leche materna, se digiere rápidamente; por ello, los recién nacidos necesitan alimentarse entre dos y cuatro horas.
  • No distinguen el día y la noche: como te dije líneas arriba, los bebés no saben que la noche es para dormir, su reloj biológico seguirán los patrones que se formaron mientras estaba en tu vientre.

  • Condiciones ambientales: si hay mucho calor o frío en la habitación del niño, esto no le dejará dormir, por lo que se despertará con llanto. Tócale el pecho para determinar su temperatura corporal (si está caliente y pegajoso, estará con calor, si está frío, pues a abrigarlo se ha dicho). De otro lado no hay que abusar con el abrigo o dejarlo demasiado desprotegido.
  • Hora del pañal: Las molestias por tener el pañal orinado o con sorpresita, sin duda que sojn factores que interrumpen el sueño. Hay que cambiarlo. Y cuando aprendan a orinar, tendrás que despertarlo una vez en la madrugada, para que orine y se acostumbre a controlar la orina nocturna.
  • Gases: si no le has hecho sacar todos los gases, una vez que se alimentó, es posible que tu bebé sufra molestias o hasta cólicos.
  • Dientecitos: quizás a tu bebé le está empezando a salir sus dientecitos. Esto puede tenerar inflamaciones a las encías o escozor, lo que no le dejará conciliar bien el sueño. Con mordedores previamente enfriados en tu refrigerador podrás aliviarle las molestias.
  • Demasiada luz, demasiada oscuridad: Demasiada luz en el cuarto del bebé o demasiada oscuridad pueden alterar el sueño del bebé. Ilumina su habitación con un lamparín pequeño de luz tenue en las noches, de modo que haya un troquecito de luz, que le permita ubicarse al niño, y a la vez dormir tranquilo. Usa luz natural moderada cuando haga sus siestas.

¿Cómo hacer que mi bebé duerma?

Para que tu bebé poco a poco concilie el sueño y vaya acostumbrándose a la noche, hay que ser pacientes. No creo que haya mamá en el mundo que haya dicho alguna vez que nunca se amaneció atendiendo a su bebé de madrugada.

Todos los bebés se despertarán en medio de la noche, entre el primer y tercer mes o hasta el sexto en algunos casos.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, ya para el cuarto mes, el bebé se habrá habituado a dormir de largo. Pero para ayudarlo en este proceso y para atenuar tu fatiga, te aconsejo hagas lo siguiente.

  • Que conozca la noche: cuando lo acuestes, cierra bien las cortinas para que no entre la luz y atenía los ruidos de la casa. Que ralacione la oscuridad y el silencio con la hora de dormir. Tan solo un lamparín deberá iluminar un poco su cuarto.
  • Respeta sus siestas: durante el día, tu bebé tomará varias siestas. Deja que las tome, que igualmente en la noche, dormirá. pero cuando tome sus siestas no hagas que cesen los ruidos habituales de la casa, ni pongas su habitación en total oscuridad. Reserva todo ello para la noche.
  • No le des su última toma justo antes de dormir: calcula una hora antes para dársela, de modo que haya botado sus gases y no se sienta lleno como para no conciliar el sueño.
  • Acuéstalo siempre a una hora: que los horarios del bebé sean estrictos, por ejemplo, la hora de dormir a las 8 pm, horas antes, hazle mirar cosas, paséalo, es decir, mantenlo en actividad hasta que se canse. Le das su última toma una hora antes, lo cambias y lo acuestas.

  • Que bote sus gasesitos: Asegúrate de que tu bebé elimine todos sus gases. Una vez que lo has alimentado, cárgalo sobre tu hombro y dale suaves palmadas o masajes en la espalda. Si toma biberón, asegúrate de que el orificio no sea demasiado grande.
  • No lo cargues demasiado: para que tus madrugadas no sean una tortura, acostumbra a tu bebé a que duerma sin depender de que lo cargues o tengas que mecerlo todo el tiempo. Cuando esté en tus brazos y veas que ya está medio dormido, recuéstalo en la cuna. Si es hora de dormir, haz lo mismo, y siempre a una hora exacta. Si el bebé llora mucho, háblale o cántale suavemente para que se arrulle. Masajéalo también para que se relaje, pero no caigas en la tentación de cargarlo a cada rato o se acostumbrará a tus brazos.
  • Que no se duerma cuando lacte: muchas mamás dejan que sus bebés se duerman mientras están lactando, cosa que hace que se acostumbren a la teta para dormir. Retírale el pecho una vez que está semidormido y hazle botar sus gases, deja que pase un rato y luego échalo en la cama.
  • Ventila bien su habitación: que no entren corrientes de aire, pero que tampoco esté herméticamente cerrada. Adecúala para que la temperatura promedio sea 20° C. Del mismo modo, no lo abrigues demasiado, ni lo dejes tan descubierto para que su temperatura corporal sea óptima.
  • Báñalo: sobre todo a los bebés más grandecitos, una ducha de agua tibia es el mejor relajante que hay.

Como te digo, sigue estas pautas con mucha paciencia, y verás que sin darte cuenta, tendrás a tu bebé dormido como un lirón. Llévalo al pediatra si tiene llantos desconsolados y nada lo calma, si pasa más de 4 horas duermiendo la siesta o so duerme ni siguiendo todos estos consejos.

Mira este video para más info sobre cómo hacer dormir a tu engreído:

Imagen:

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.

3 Comentarios Dejar un comentario ›

  • geybi
    19 marzo 2012

    tengo mi nene de 11 meses y recien l e quitado mi pecho,antes ella dormia casi toda la oche pero ahora se despierta en la madrugada a llorar ¡que hago!

  • Orimeneses
    16 enero 2012

    Increíblemente tengo este problema con mi hijo de 3 años, quien luego de nacer su hermanito no volvió a dormir toda la noche, siempre se levanta y se pasa a nuestro cuarto. He hecho de todo, siempre tuvo rutina para dormir, lo he bañado con agua tibia, masajeado con aceites de manzanilla y lavanda, cuentos, canciones para dormir. Pensé q todo terminaría cuando el bebé fuera a dormir con él pero nada. Tengo un sueño acumulado de mas de un año =(

    • Alemope
      17 enero 2012

      Hola Orimeneses, este es un problema bastante común en todos los niños. La mejor receta es ser persistente y paciente, te prometo que muy pronto se acostumbrará a quedarse en su cuarto. Saludos!

Visítanos en