¿Ligeramente embarazada? Alista todo para la llegada del bebé

¿Estás preparada para ser mamá? Muchas de ustedes podrían decir que sí, sin embargo, no existe forma de medir el grado de preparación que hemos desarrollado para esta genial y eterna labor, que solo las mujeres pueden comprender y dominar.

Hoy en MujerActiva, les traemos un completo informe acerca de todos esos puntos a tener en cuenta antes de encargar a la cigüeña.

En nuestro entorno, el índice de embarazos no deseados o accidentales es cada vez más frecuente. Las tazas de maternidad adolescente y natalidad infantil siguen sumando puntos en las estadísticas, tal como lo afirma un estudio de la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ) en el que se puede concluir que de cada mil embarazos en Latinoamérica, 73,1 responden a embarazos adolescentes probablemente no deseados.

Sin embargo, aún existe un gran colectivo de mujeres que le dan el interés y la importancia debida a la gestación, preparando todos los diferentes ámbitos de su vida para la maternidad y todo lo que ello implica.

Si crees que tomar la decisión de ser mamá,  es cuestión de decir sí y punto; en este artículo haremos un breve repaso por todos esos temas que se deben tener en cuenta antes de decir que la cigüeña te lleve un bebé a casa.

Paso a paso

Ya está claro que “saltar etapas” puede ser negativo para las personas. Esta es una realidad válida para hombres y mujeres jóvenes que deciden casarse antes de tiempo, o aquellos niños a los que se les da responsabilidades de adultos aún cuando no están preparados.

Todos podemos vernos afectados por un cambio tan drástico en el rumbo de nuestras vidas, y las mujeres muy especialmente. Si vas a ser mamá, lo primero que debes afrontar es el hecho de sentirte satisfecha con las experiencias personales y a nivel de pareja que has tenido, esto no solo te permitirá asumir con felicidad el hecho de ser mamá, sino te dará la estabilidad emocional para asumir las nuevas actividades.

Cuerpo, mente y alma

Tres de los principales factores en los que debemos pensar antes de la concepción. Los especialistas coinciden en que es fundamental empezar la preparación para el embarazo, incluso dos semanas antes de la concepción, cambiando los hábitos y haciendo una limpieza previa del cuerpo.

“El sistema inmunológico cambia porque la gestación es una especie de injerto que tiene la mitad de genes de la mujer y la otra de su pareja; por eso, el organismo debe aceptarlo, tolerarlo y se hace más sensible”, afirma el ginecoobstetra Fernando Laverde, dejando clara la importancia de este proceso de preparación.

Estas son algunas de las primeras acciones que debes realizar:

  • Habla con tu médico. Te dará la orientación para lo que necesites, si sigues una dieta o eres vegetariana, por ejemplo; él te recomendará qué pautas seguir para empezar a equilibrar la cantidad de nutrientes que tu organismo necesita, aquí están incluidas una serie de vitaminas que serán de mucho provecho entre las que destacan el ácido folico.
  • Si fumas o consumes bebidas alcohólicas, es momento de dejarlas. Recuerda que entre la semana 2 y 8, el feto está en plena formación y cualquiera de estos agentes podría traer conseuencias en su desarrollo.
  • Sigue una dieta. Una buena cantidad de embarazos  de riesgo se deben al sobrepeso; lo más recomendable es dedicar el tiempo previo al embarazo, a hacer ejercicios y seguir dietas recomendadas por nutricionistas (esta es una buena forma de evitar enfermedades como la diabetes o la presión alta, males a los que se está más propenso durante el periodo de gestación.
  • Exámenes al día: es importante saber en qué estado se presenta la salud . Se recomienda realizar exámenes de diferentes tipos entre los que destacan el llamado Citología vaginal, una prueba que permitirá detectar lesiones pre-maligas o malignas en el cuello uterino. En la lista también están la prueba parcial de orina, la hemoclasificación (para determinar a qué grupo sanguíneo pertenece la madre) y el exámen denominado Cuadro Hemático.

La preparación emocional estará a cargo de ambos, es fundamental establecerse y si bien esto no implica el matrimonio, es necesario un proceso de convivencia previa, en la que hayan logrado reconocer el carácter de a cada uno y las obligaciones a las que se verían somentidos antes de la llegada de un bebé.

La familia, el organismo principal de la sociedad, también hará lo suyo. Empieza a frecuentar la casa de tus suegros y la de tus padres para estrechar las relaciones entre ambos, esto  hará que tu niño pueda llegara a un ambiente en el que las cosas están muy bien y no habrá discusiones que afecten la tranquilidad en la que ellos deben permanecer.

El entorno del bebé

Mientras preparaba esta nota, consultaba con algunas amigas respecto al tema, una de las frases que me gustó mucho fue que “las mamás desarrollan un instinto muy parecido al de las aves cuando preparan el nido”, y esto sin lugar a dudas es una práctica muy común.

Si ya estás preparada física y emocionalmente, lo último que podría fallar es el factor externo, pero, por si no tienes claro qué debes hacer, este es el momento de tomar nota…

Cambia el decorado. Empieza por hacer una limpieza profunda de casa y por quitar todos esos agentes que puedan afectar al bebé.

Una de las decisión más  importantes que se debe tomar es qué hacer con nuestra mascota, aunque no necesitariamente debemos evitar tener una, es mejor ir pensando dónde la dejaremos, quién se hará cargo de su cuidado en adelante o cómo lograrás que se mantenga lejos del pequeño.

¿Ya tienes un lugar destinado para el bebé?

Haz las compras con tiempo, a veces se espera el último momento y esto nos juega malas pasadas. La recomendación es ponerle un poco de color al lugar donde permanecerá, cambiar el mobiliario, comprar los muebles más importantes (en este caso la cuna y el armario exclusivo para las cosas para el bebé).

La anécdota…

Diana y Javier son dos amigos a los que recurrí para que me contaran su experiencia de preparación para la llegada de su primer hijo; ellos me contaron que se habían preocupado tanto por comprar biberones y pañales que olvidaron la cuna. “Cuando fuimos al doctor nos dijo que todavía faltaba una semana para que nazca, pero justo al día siguiente tuve que ir a dar a luz, llegamos a la casa y cuando no teníamos donde poner al bebé nos dimos cuenta de que faltaba la cuna” comentan.

Como bien dice el refrán “no hay una escuela para ser padres” pero de todas maneras, podemos adelantar algunos factores antes de que esa persona tan especial llegue a nuestras vidas.

Y tú ¿Cómo te estás preparando para para la llegada de tu bebé?

Imágenes: Bebes, Plataformas, Perija, Womansday, Lilovestories, Sobretodosalud, Ansirh

Etiquetas : , , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en