Cómo sé si mi hijo tiene asma

diagnostico_asma.jpgEl asma infantil es una enfermedad común en los niños, se presenta de forma crónica, siendo sus síntomas más comunes: tos, pecho cerrado, falta de aliento y la presencia de un silbido al respirar. Cerca del 80% de los niños asmáticos desarrollan la enfermedad antes de los 5 años.

Para realizar un diagnóstico certero el médico evaluará y reconocerá características personales del asma que tiene el niño utilizando instrumental (espirómetro) y sobretodo su experiencia, pero también será necesario que los padres proporcionen información relevante al médico referente a:

  • Antecedentes familiares de asma y alergias, y de cualquier otra dolencia (el médico evaluará si es, o no es relevante para el diagnóstico y tratamiento).
  • Antecedentes del niño de infecciones respiratorias, fuertes gripes, etc., debiendo indicar fechas, duración y agudeza del mal.
  • Exposición a alérgenos (sustancias que desencadenan una alergia) como por ejemplo: caspa de animales domésticos, excrementos de ácaros del polvo, excremento de insectos, moho, polen, viento, días fríos secos, contaminación, etc., que son sustancias irritantes a las que puede haber estado expuesto el niño.
  • Si hay fumadores en la familia, el humo de los cigarrillos causa irritación crónica de las vías respiratorias. Niños de madres fumadoras o que viven con fumadores tienen mayor incidencia de asma e infecciones respiratorias.
  • Frecuencia de los síntomas (tos, pecho cerrado, etc.)

Como en toda enfermedad, la prevención es la palabra clave, siendo muy importante que un especialista revise a su hijo en caso que sospeche que tenga asma o simplemente por rutina durante los primeros años del niño. El silbido en la respiración puede deberse a una infección respiratoria que generalmente desaparece conforme el niño crece, o también puede indicar inicio del asma, que de ser tratado en sus inicios puede evitar complicaciones y efectos a largo plazo.

El asma es una enfermedad que debido a sus síntomas ocasiona desventajas en la vida cotidiana y escolar de un niño, las cuales se verán limitadas, Los niños no pueden realizar actividades físicas fuertes, debiendo limitarlas, de lo contrario sus vías respiratorias se cerrarán provocando que respire ruidosamente, con dificultad, presentando el silbido característico y comenzarán a toser.

Los padres se dan cuenta que el niño presenta la enfermedad cuando ya está madura al observar constantes ataques de tipo asmático. Los niños generalmente limitan sus actividades de forma automática al sentir el malestar, se acostumbran a hacerlo y los padres no siempre estarán al lado del niño para darse cuenta de ello.

Si su hijo tiene un cuadro de asma infantil es muy importante seguir el tratamiento ordenado por el médico al pie de la letra, así el niño presente mejoría o desaparición de síntomas con el tratamiento, éste no debe ser descontinuado hasta que el médico dé su visto bueno puesto que hay medicamentos que deben continuar administrándose para mantener el funcionamiento óptimo de las vías respiratorias.

Post relacionados:

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en