Cáncer de mama: prevención

Sabemos que el cáncer de mama es una de las enfermedades más recurrentes en las mujeres, y que la necesidad de prevenirlo es vital para poder evitarlo y curarlo a tiempo. Además, es básico saber que entre los factores de riesgo están los antecedentes de la paciente, su edad, el momento en el que tuvo su primera menstruación, entre otros.

La prevención del cáncer de mama está en tus manos y se ha comprobado que la detección a tiempo de este mal puede salvar muchas vidas. ¿Sabes cómo puedes prevenirlo? Hacerlo es muy sencillo siguiendo algunas recomendaciones.

  • Autoexamen de mamas: una vez al mes a partir de los 20 años.

Los senos siempre deben examinarse después de la menstruación, porque es cuando están menos sensibles y menos inflamados. Poco a poco irás conociendo la forma de tus mamas y el tamaño de sus glándulas; con estas evaluaciones podrás detectar cuándo algún nódulo es más grande de lo normal.

Comienza mirando tus senos frente a un espejo, con los brazos levantados y las manos detrás de la cabeza. Debes conocer su forma y tamaño. Recuéstate en la cama y toca tu seno izquierdo con la mano derecha, mientras tu mano y brazo derechos están detrás de tu cabeza; palpa bien toda la zona y al final toma tu pezón y verifica si no sale ningún tipo de líquido. Haz lo mismo con el otro seno.

Durante el baño también puedes hacer una palpación, porque te deslizará más suavemente tus manos sobre tus senos. Debes incluir tus pezones y tus axilas en el autoexamen, para verificar que tus ganglios también estén en perfecto estado. Las tres maneras de revisar tus senos son: en forma circular, de abajo hacia arriba y desde adentro hacia afuera del pezón.

  • Ecografía de mamas: como chequeo rutinario entre los 20 y 40 años.

En las mujeres más jóvenes se suelen realizar ecografías en vez de mamografías, aunque quizá el médico que evalúe a la paciente pueda ordenar una mamografía. Las ecografías de mamas las realiza un ecógrafo con un aparato especial mientras la paciente se recuesta en una camilla. Las imágenes se ven en una pantalla (así como las ecografías que realizan a las mujeres embarazadas).

Este examen debe hacerse periódicamente y debe estar acompañado de consultas a tu ginecólogo de cabecera para descartar cualquier indicio de tumor maligno o nódulos.

Estas mamografías se realizan con un aparato de rayos X. La paciente se coloca frente al aparato y este hace la evaluación presionando los senos para su correcta observación. No se debe temer, por que no es muy doloroso y tampoco es peligroso realizarse mamografías una vez al año; al contrario, esto puede evitar que se presente el cáncer de mamas, porque el examen puede diagnosticar el mal incluso dos años antes de que el tumor se sienta al tacto.

  • Hábitos saludable: durante toda tu vida.

Incluso habiendo métodos para detectar a tiempo el cáncer de mama, también existen maneras de prevenirlo con nuestros hábitos de vida. Tener una vida saludable, hacer ejercicio y dejar de lado sustancias tóxicas que nos hacen daño (alcohol y tabaco), pueden ayudar a disminuir el riesgo de padecer cáncer de mama.

Consumir más frutas, verduras y alimentos, preferentemente las que contengan aceites saludables (Omega 3, 6 y 9) y que presentes antioxidantes, nos sirven para que nuestra salud y sistema inmunológico estén fuertes ante cualquier agente agresor que pueda causar la enfermedad. La prevención está en nuestras manos.

Fuentes: FamilyDoctor, NLM.

Imágenes: UniversoMujer.

Tags Blogalaxia: , , , , , , , .

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Visítanos en