Consejos para decidir si vacunar a nuestros hijos

vacuna.jpgEs de conocimiento que vacunar a nuestros hijos es una prevención ante enfermedades que pueden ser mortales, con la vacunación se ha logrado erradicar o aminorar los efectos de muchas enfermedades, tales como la hepatitis, polio, sarampión, etc.

Siempre será bueno consultar con el pediatra para decidir administrar la vacuna en los siguientes casos:

 

  • Se encuentra atravesando una enfermedad que requiere de control médico.
  • Ser alérgico a la gelatina, antibióticos o a la proteína del huevo: con lo que tendrán que administrarle una vacuna cultivada en células humanas (sarampión, paperas, rubéola)
  • Alergia al pollo.
  • Se está atravesando por trastornos intestinales: celiaquia, intolerancias, etc.
    Vomitar.
  • Haber tenido convulsiones febriles ante dosis previas de DTP o la triple viral (sarampión, paperas y rubéola)

Existen circunstancias en las cuales no se debe administrar vacunas a las personas en general o esperar un tiempo para hacerlo.

  • Si el bebé tuvo una reacción grave o es hipersensible a algún componente de la vacuna, no se debe administrar otra dosis de dicha vacuna.
  • Si luego de tres días de la administración de alguna vacuna tuvo encefalopatías o convulsiones.
  • Si se ha tenido recientemente sarampión.
  • Si ha tenido tuberculosis anteriormente o la tiene actualmente.
  • Si está recibiendo inmunoglobulinas.
  • Haber tenido una transfusión de sangre en los últimos tres meses.
  • Si se sufre de alguna enfermedad aguda  como bronquiolitis, neumonía, gastroenteritis.
  • Tener inmunodeficiencia.
  • Tener una enfermedad cutánea generalizada.
  • Se está realizando un tratamiento inmunosupresor con corticoides o radioterapia.
    Haber tenido trastornos neurológicos como epilepsia.

Por otro lado, existen síntomas que a pesar de presentarse no impiden realizar la vacunación, aunque es recomendable consultar con el pediatra para que decida si se debe postergar la vacunación para que no se aminore el efecto de la vacuna

  • Estar resfriado.
  • Tener fiebre.
  • Acabar de tener alguna enfermedad leve.

No impiden realizar la inmunización pudiendo administrar la vacuna en ese momento

  • Haber tenido hinchazón en la zona de aplicación de la vacuna.
  • Haber tenido una enfermedad neurológica que actualmente está controlada y estabilizada.
  • Sufre alguna enfermedad crónica que está siendo tratada: diabetes, celiaquia, asma, cardiopatía.
  • Estar próximo a un viaje.
  • Antecedentes familiares de alergia a antibióticos.
  • Antecedentes familiares de convulsiones: ante vacunas DTP, Triple, etc.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

2 Comentarios Dejar un comentario ›

  • luis felipe
    19 April 2007

    debes llevar a tu hija al medico, los sintomas que presenta aunque no tenga fiebre sus ojos dicen lo contrario y son sintomas que merecen el cuidado de un medico, dependiendo de que tenga sera necesario medicarla o no, y de eso dependera si pueden vacunarla o no.

  • Sandra López
    15 April 2007

    Tengo una bebita de 2 meses y medio y aun no recibe la primera dosis de la vacuna dpt debido a que anda un poco resfriadita anda con la naricita congestionida y casi nada de tos, no trae fiebre y sus ojitos andan con lagaña amarillenta, Puedo vacunarla si? y si no por que? que pasaria?

Visítanos en