El embarazo mes a mes

Es la etapa más importante en la vida de la mujer. Una nueva vida está por comenzar en una aventura que durará nueve meses hasta que lo tengas entre tus brazos. ¿Quieres saber qué es lo que ocurre paso a paso? aquí te lo contamos.

Una vida dentro de otra

A las mujeres se nos ha dado una cualidad especial en la vida: cuidar y formar otra vida. Esa preciada etapa llamada embarazo, dura nueve meses, y todo lo que podemos apreciar desde fuera es cómo nuestro vientre se va abultando.

Para quienes esperan con emoción la llegada del bebé debe de ser un mar de curiosidad lo que se siente al mirarse al espejo y contemplar la pancita, cada mes un poco más grande. Los otros cambios que experimenta la embarazada en este periodo (fatiga, los clásicos antojitos, los cambios de humor) son otras de las señales tibias de que llevamos un apreciado tesoro dentro de nosotras.

Si bien, algunos adelantos de la tecnología como la ecografía, la ecografía doppler o la estrenada ecografía 4D, nos acercan mucho más al interior del útero y nos muestra lo que va sucediendo con un poco más de nitidez, el saber exactamente qué es lo que ocurre, cuándo se forman sus manitas, cuándo desarrolla el reflejo de cerrar los ojos o comer o jugar y hasta explorar su propio cuerpo, son cosas que debemos conocer.

Yo todavía no he pasado por esta experiencia, y digo “todavía” porque, a pesar de que he dicho que me niego a ser mamá (escribí una nota al respecto en el blog Mujer Activa), no puedo negar que el embarazo es una maravilla de la naturaleza.

Sobre todo cuando, poco luego de escribir mi artículo sobre ser mamá (puedes leerlo haciendo click aquí), tuve ocasión de ver un documental que preparó la National Geographic sobre el embarazo semana tras semana. Allí pude apreciar la maravilla de la concepción humana, la celebración de la vida en todo su esplendor, y supe de inmediato que, debía escribir sobre ello.

Te recomiendo que veas ese especial, que, literalmente, nos lleva de viaje al interior del útero mostrándonos lo que ocurre dentro, paso a paso a lo largo de todo el proceso de gravidez. Pero, mientras tanto, vamos explorando cada una de estas etapas a través de esta nota.

El embarazo mes a mes

Mes a mes, día a día, hora a hora, ocurre algo extraordinario dentro de ti, Todo comienza cuando se logra la fecundación y el esperma que ha recorrido un gran viaje para ganar el óvulo, lo penetra. Allí, la herencia genética de ambos se mezclan formando una unidad independiente.

Tu regla se corta y quizás sea este el único síntoma claro de que estás embarazada, aunque conozco muchos casos de mujeres que han seguido reglando hasta el cuarto mes aún estando embarazadas.

Este fenómeno que no tiene que ver con la menstruación puede deberse a lo que se conoce como hemorragias deciduales, que son pequeños desprendimientos de la decidua o endometrio (la capa que cubre interiormente el útero). Esto en líneas generales no representa peligro para la madre o el niño, sin embargo, es bueno que si te sucede, acudas al ginecólogo.

Para realizar este viaje imaginario a través del embarazo, una vez realizada la concepción, repasaremos cada una de estas etapas mes tras mes.

  • Primer mes

Una vez que se han fusionado el esperma con el óvulo, el blastocisto (el resultado de esta unión) bajará desde la trompa de Falopio hasta el útero, su nuevo hogar hasta el día del nacimiento. Ha ocurrido mucho antes de esto: trillones de espermas han realizado un viaje agresivo e infructuoso desde la vagina hasta las trompas de falopio. Las paredes vaginales se han defendido, rechazándolos con sus ácidos naturales. Solo uno lo ha logrado y el óvulo se ha cerrado al paso de los otros perdedores.

Inmediatamente comienza la fusión de núcleos celulares, la formación del ADN del nuevo ser con las características que nos marcarán de por vida. Una vez en el útero, el blastocisto se adherirá a una de sus paredes para anidar allí y alimentarse.

Ya en la primera semana ha comenzado la división celular. La parte exterior del blastocisto que la forman un grupo de células que lo irá rodeando como un aro, terminará siendo la placenta, y el otro grupo interior (formándose como otro aro) será el futuro bebé. Las nacientes células son las mentadas células madre que crearán a la vez todos los otros grupos celulares que más tarde serán los órganos y sistemas de nuestro cuerpo.

Otro dato importante es que en el primer mes (aproximadamente en la segunda semana) se forma el tubo neural, una estructura en forma de tubo que queda totalmente al descubierto y que más tarde se convertirá en el cerebro del bebé y las ramificaciones del sistema nervioso. Para que dicho tubo se forme adecuadamente y desarrolle posteriormente los órganos de la cabeza, es que nos recomiendan que tomemos ácido fólico.

  • Segundo mes

Las células cardíacas ya están funcionando, latiendo acompasadamente y el corazón comienza a formarse. El embrión va tomando forma con una cabeza prominente, sin cuello, un cuerpo doblado como el de un langostino, y su cola.

En la segunda semana aparecen los muñones de lo que serán los brazos y las piernas. En el rostro comienzan a aparecer las hendiduras de lo que serán la boca, nariz y ojos. Sin embargo, estos se ven muy separados.

A las 6 semanas ya mide dos cm de largo y comienzan a delimitarse las manos y los dedos. La cabeza se va formando y separándose del cuello y el cordón une al feto con el saco vitelino, una especie de bolsa que les provee de nutrientes necesarios.

Pero en esta etapa comienza a desaparecer absorbido por el cuerpo y será únicamente el cordón umbilical quien le provea de todo lo que necesita, conectado a la placenta. La placenta a su vez se conecta al útero a través de una red de vasos sanguíneos que absorben lo que necesitan y desechan lo que no.

  • Tercer mes

En el tercer mes el sistema nervioso se disemina por todo el cuerpo, por lo que el bebé comenzará a moverse involuntariamente, una especie de espasmos, pero tú no lo sentirás. Las ramificaciones hacia el cerebro recién se estarán conectando.

Los latidos se hacen más rápidos, si antes comenzó con 20 ppm, ahora subirán hasta 150 ppm. Del mismo modo, sus bracitos y piernitas se irán desarrollando más hasta verse ya claramente sus deditos, sus articulaciones, codos, y muñecas. Al termino del primer trimestre ya podrás ver a tu bebé moverse, patear y estirarse.

Mientras tanto, las molestias típicas del embarazo pueden ya aparecer: las náuseas al amanecer o durante el día, mareos, cambios bruscos de humor. Esto por los cambios hormonales que el cuerpo produce para lograr que el bebé no sea rechazado por el sistema inmune, entre otras cosas.

Hasta ese momento el bebé mide aproximadamente 80 mm. A partir del tercer mes ya puedes acudir a la sesión de ecografía y ver a tu bebé moverse dentro de ti.

  • Cuarto mes



Para el cuarto mes ya es muy difícil que se produzca un aborto natural,  pues tu bebé está bien formado. El cerebro va tomando control de todo el cuerpo, del corazón y el sistema nervioso, y comenzará a moverse voluntariamente.

En la segunda o tercera semana de este mes es curioso observar cómo el bebé abre y cierra su mano como tomando algo, lo cual se cree es herencia del instinto natural de conservación. También su capacidad de reacción. Presiona tu pancita y tal vez tu bebé reaccione con una patadita o moviéndose y empujando tu vientre.


Hasta el término del primer trimestre, tu peso se verá un ligeramente incrementado, pero ojo, formar un bebé fuerte, sano y con buen peso, no significa que haya que comer por dos. A este respecto, el ginecólogo mexicano Roberto Silvestri, especialista biología de la reproducción, comenta que, contrario a lo que se cree, el aumento de peso se produce por el incremento de la la grasa corporal y no porque el bebé esté creciendo. Por ello recomienda no satisfacer todos los antojos ni comer demasiado pues se pone en riesgo la vida de la madre y el bebé.

Otro aspecto interesante es que en el cuarto mes, el bebé empezará a sentir el gusto de las comidas que ingiere la madre, a través del líquido amniótico. Los sabores fuertes serán los que él perciba especialmente.

  • Quinto mes

En esta etapa ya podrás sentir cómo tu bebé se mueve, patea, salta, es increíble. Todas las mamás que conozco, al quinto mes me piden que ponga mi mano en su vientre, y en verdad se siente cuánta actividad hay dentro. Sin embargo, de acuerdo a todas las mamás que he preguntado, es especialmente en las noches en que el bebé se mueve con más fuerza.


Del mismo modo, la gravidez ya comienza a notarse, desaparece tu cintura y tu pancita sobresale levantando tu polo o blusa.
El bebé ya mide unos 13 centímetros y luce perfectamente su forma humana.

En esta edad el bebé ya ha desarrollado sus ojos, sus párpados y comienza a abrirlos involuntariamente, aunque no verá aún.
Pero sus oídos ya pueden escuchar lejanamente las voces y lo que ocurre afuera y especialmente la de mamá que, desde dentro, llega hasta él. Es el inicio de la conexión muy especial que existe entre madre e hijo.

  • Sexto mes


Se dice que en esta etapa el tacto del bebé está tan desarrollado que puede sentir dolor. Lo cierto es que el bebé se moverá mucho más. Podrás sentir cómo patea, y esta actividad, más la presión que se genera en la vejiga, quizás te haga corretear al baño mucho más seguido.

Además de eso, el peso ya hará mella en tu cuerpo. Es posible que tus piernas comiencen a inflamarse, y tus pies también. A algunas mujeres les invade la ciática, es decir, les da molestias en la columna. Seguramente habrás visto en la calle a embarazadas agarrándose de la cintura, luchando contra el sobrepeso del bebé. Son precisamente estas las consecuencias.

Tu bebé ya medirá 20 cm y su cerebro estará mucho más desarrollado. En la ecografía pasarás momentos inolvidables viendo a tu retoño acariciarse la cabeza, hacer mohines, bostezar, abrir y cerrar sus ojitos, todo lo que después hará cuando lo tengas entre tus brazos.

  • Séptimo mes



Al séptimo mes, el bebé, que ya pesará un kilo, comenzará a buscar la posición que tendrá al nacer. En esta etapa, su piel desarrollará una capa de grasa extra llamada vermix, que lo protegerá del frío y del mundo exterior. La placenta empieza a prepararlo para la vida transfiriéndole anticuerpos.

También el útero comenzará a prepararse para el parto con las famosas contracciones Braxton Hicks, que son pequeños espasmos y que son esporádicas. Algunas veces, dichas contracciones se hacen muy frecuentes, lo que puede ponernos en riesgo de parto prematuro. Si te sucede esto, por ejemplo unas dos contracciones por cada media hora, comunícate inmediatamente con tu ginecólogo.

En esta edad del bebé, el pápá ya podrá hablarle a través de su pancita pues el bebé podrá percibir claramente los sonidos que llegan del exterior.

  • Octavo mes

En esta etapa, el bebé pasa la mayor parte del tiempo dormido, pero su cerebro está muy desarrollado. Ya controla todas las funciones de su cuerpo, puede percibir sabores, olores y almacenar recuerdos.

El útero ya mide unos cuarenta centímetros y llega casi hasta las costillas, y el bebé se acerca a los 50 centímetros. Solo falta terminar de desarrollarse los pulmones, que traerán el oxígeno a su cuerpo, dejando atrás al del cordón umbilical, y de tus pechos puede salir el calostro, que es lo primero que probará el bebé.

El calostro es una sustancia que preparará las paredes de su tracto digestivo para recibir sus alimentos. Es importante que el bebé lo pruebe antes que nada.

  • Noveno mes


La última ecografía indicará quizás que el bebé ya está en posición. En este punto, tu médico determinará si tendrás parto natural o cesárea. Debes ya comenzar a prepararte para el gran momento.

Cuando el bebé ejerza presión con su cabeza sobre tu bajo vientre, presionará la vejiga causando algunas molestias. Pero este acto, más una hormona que se libera una vez que sus pulmones están listos, activará la señal en tu cuerpo que comenzará a producir las contracciones a través de una hormona llamada oxitocina. Esta hormona es la que estimula el trabajo de parto.

¡Y el gran momento habrá llegado! Tal vez rompas fuentes y/o tus contracciones sean bastante frecuentes, entonces tendrás que preparar todo e ir a la clínica.

¡Felicidades!, el mágico momento ha terminado y comienza a la vez, tendrás a tu bebé entre tus brazos. Una vez nacido, los pulmones se liberan del líquido amniótico que los inundaba, para dar paso al aire que ingresará fresco y saldrá a través del llanto fuerte. Sus recién estrenadas cuerdas vocales también se usarán por vez primera.

El cambio brusco de hábitat es inmenso. Protegido y arrullado por el útero oscuro y tranquilo durante nueve meses, ahora el recién nacido sentirá el frío, la luz y el hambre. Y todas estas sensaciones, su cuerpo aprenderá a controlarlas por sí mismo. pero luego se sentirá protegido por la voz conocida de su madre quien lo alimentará y lo protegerá hasta su vida adulta.

Imagen: Deportespain.com, Entrechiquitines, LocosporlabiologiaHazteoir.com, Cuidadoconlosteratogenos, Cuarentadiasporlavida, Indicaperu.com, Rop21.com.ar, Cuidadoinfantil.net, Maternidadyembarazo, EntrechiquitinesPapáenapuros.

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.

Un comentario Dejar un comentario ›

  • boosterumi
    28 octubre 2011

    prueba de comentario
    dfjkdfd

Visítanos en